lunes, 27 de mayo de 2013

Cuando cayó de canto

Estoy en el medio, y eso me hace retraerme  Estoy cansada de sentirme tan vana, y sabes que la monotonía mata a cualquiera. No voy a ser el trasto de esta obra, no voy a ser el que muere primero ni la que deja todo por un móvil sentimental a favor del cabeza que serías tu, no. No voy a estar en plan de desbandada, porque eso no cambiará nada en mi forma de concebir en blanco, así que simplemente te fingiré y trataré de ser lo más propio posible. Soy una trastornada de los ataques de pánico, que está dándose cuenta que las conversaciones con su viejo son las mejores, que quiere escribir por siempre, aunque sepa que la multitud no la reconocerá, por lo que duda. También soy la que sabe que verdaderos amigos son pocos (muy pocos), que llora sola porque le es romántico y que quisiera ser más seria y hablar más bien. Que daría por todo eso, solo sé que me defraudo y voy perdiendo quien soy con el tema de conciliar la mente y el cuerpo.
Quizá en el vacío eterno encuentre las ganas y me planee, para luego reconstruir y aparentar a los de antes para que no se vayan, y una vez que se vayan, quedar sola con mi gozo.
Conclusiones de mierda que razono, pero necesito encontrar un final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario