lunes, 27 de mayo de 2013


Me has arrebatado el gusto a una de mis rutinas favoritas; ahora no podré escuchar música de noche, porque descubrí que es mil veces mejor escuchar tu voz antes de dormir.
Y ninguna tela me parecerá tan apta como tu piel lo es, o el calor de nuestros besos también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario