lunes, 27 de mayo de 2013

Me quedé dormida pensando que escribía.


Me quedé dormida pensando que escribía. Es detalle importante recalcarte que escribía en mi cabeza. El escribir ahora es distinto, y sobretodo en mi cabeza; tienes que saber que ya se me ha echo costumbre, y sólo gracias a tu manía de rodearme con libros y con tus besos.
Recostada a tu lado con tus dedos enlazados, me costaba dejarte a un lado y cambiarte por la eternidad de lo que tenía en mi cabeza. Vale oro, en instancias como ésas, escribir; pero fue simple la respuesta cuando el contacto de tu dedos sobre mi cara me prometió que me será más infinito ése recuerdo que todo el oro que podría salir de mi lápiz. Y así fue cómo seguí pensando y escribiendo quizá cosas obscenas, poses, caricias, o en realismo seguramente; hasta que por fin me dormí.
Lo siguiente fue un poco crudo. Soñé con sustancias viscosas de color rojo que se movían desesperadas por la presión que hilos blancos enredados hacían sobre ellas, apretándolas más cada segundo ya que los hilos que ya estaban manchados con el rojo, eran irrompibles. Eran duros cómo el tratar de no-pensarte. Los hilos iban y venían del centro de las vísceras rápidamente, atravesándolas súbitamente, como también nace arrepentimiento cuando se niega a sentir. Y las vísceras tan inquietas no cesaban, tal cómo mi cuerpo actúa cuando dejo que mis pensamientos y recuerdos fluyan, para se confundan con todas mis sensaciones y rincones. Y de ahí no recuerdo más. Sólo sé que desperté flotando a tu lado, y besándome hiciste que entendiera. O quizá solamente hiciste me dieran más ganas de que te quedaras para seguir riendo. Hiciste que me dieran ganas de que te quedaras y fumáramos. De que fumáramos y habláramos. Habláramos y nos abrazáramos, que nos sinceráramos y nos acercáramos. Que nos amáramos, que nos esperáramos,que nos pelaríamos, quenos discupáramos, oque-sólo-te-quedaras-unavezmás-a-dormir-como hoy-lohicimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario