lunes, 27 de mayo de 2013

Pequeñas soñadoras, ya despertarán
"Humilde caballero,
me baja la mirada
matándome

Sí, me mata,
yo quiero por siempre
mantenerla allí, pero
no me culpe si yo
la bajo, es que soy
señorita y no puedo
aguantarme, soy
vergonzosa, pero sólo
cuando tengo los ojos
abiertos..."
______________________________

Señor de cara alargada,
de mirada larga,
de piernas interminables
y de sonrisa inalcanzable,
 ¿puede serme últil?
Bájeme ese par de luminosas pelotas.
-¡Aborden, aborden!

Ahora, por favor
 humilde gigantón,
mándalos a un lugar donde su pensamiento
sea correcto, y puedan sentir lo bien
que se siente estar en lo correcto,
como yo me siento al mandarlas a volar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario