lunes, 27 de mayo de 2013

PUTA

Hay gente que habla de más. Tu saliva me llega hasta la cara y me carcome la paciencia como un ácido, y lo peor, es que hay otros que lo considerar imprescindible, como su maquillaje (nótese lo poco auténtico y natural). Aunque aquellas personas no me escupen ácido, mirar sus caras me duele, y más cuando sé que el ácido está afectando a su cerebro, ni saben lo que dicen, ellos solo me lo dicen

No hay comentarios:

Publicar un comentario